domingo, 30 de septiembre de 2012

Negar lo que no me gusta de Dios

Muchas veces me he preguntado ¿Cómo fue posible que Pedro negará al Señor? (Mt 26, 69) Él vivió con Jesucristo tres años, lo acompañó en sus correrías y lo vio hacer tantos milagros. ¿Cómo fue posible que se le hubiera olvidado todo lo vivido en ese momento en el que estaba frente a la sirvienta que le preguntaba? (Mt 26, 71) En estos días estuve leyendo una reflexión que me ayudó a entender de mejor manera de qué se trataba esa negación. Pedro lo negó porque se decepcionó de Él. Pedro conocía al Jesús victorioso, al poderoso, al que hacia ver a los ciegos, oír a los sordos, caminar al paralítico, levantar a los muertos. Ese Jesús era el que Pedro conocía y al que había decidido seguir. Pedro había dejado todo: esposa y familia, lanchas y redes. No era cobarde, lo habíamos visto reaccionar en el huerto de los olivos y cortarle la oreja al criado de Malco (Mt 26, 52). Pero Pedro no se encontró con ese mismo Jesucristo en la Pasión. El de la Pasión es alguien que se deja golpear, que permite la agresión en sí mismo, que no reacciona con el vigor del poder que residía en él, sino que parece como “oveja al matadero”, una situación de total inhumanidad. Me imagino la decepción de Pedro. Imagino que soñó con que su Maestro se defendiera y mandara a la porra a todos los que le estaban atacando. Pedro dice lo que cualquier decepcionado: “a ese hombre no lo conozco”. “Ese no es el hombre al que he seguido durante los últimos tres años”. Su negación es fruto de haberse hecho una imagen de Jesús que no correspondía con la verdadera y real. Jesucristo no es Poderoso a la manea del mundo, sino que es poderoso a la manera de Dios. Su poder no está en hacerse el primero, sino en servir a todos aquellos que lo necesitaran; no está en la capacidad de destruir, sino de salvar; su poder no está en infligir sufrimiento al malvado, sino en sufrir por él para ganarlo para Dios. Esto es algo que Pedro no puede comprender en su momento. Algunas veces nos pasa lo mismo. Nos hemos hecho una imagen triunfalista y emotiva de Jesús, entonces cuando llegan los problemas o las dificultades, queremos negarlo y decir que no existe. Ser cristiano supone la capacidad de descubrir a Dios en todas las situaciones de la vida, no sólo verlo en los momentos de triunfo. Es necesario que entendamos que la lógica de Dios no es igual a la de esta sociedad capitalista. Dios no actúa únicamente en medio del poder y la abundancia; sino que también actúa en medio de la debilidad humana. Por ello quien quiera amar de verdad a Jesús, deberá entender que el problema no es de prosperidad o pobreza, de tristezas o alegrías, sino de amor que se entrega, amor que se da hasta el extremo por hacernos plenamente felices. Se trata de aprender a descubrir en la cruz a quien nos está revelando al Padre. A un Padre que es fiel y que no nos abandona nunca. A un Padre que nos da su fuerza para superar las dificultades; pero que siempre respeta nuestra capacidad de elegir y decidir.

5 comentarios:

Pon tu mano Señor, antes que yo ponga la mía dijo...

Padre que buena reflexión, nunca lo había visto así.
Gracias por este texto tan enriquecedor y que nos recuerda cual es el real proposito de nuestro Señor.
Bendiciones,

Biankiss dijo...

Muy buena reflexión Padre, en verdad hay que tener a Dios presente en las buenas y en las malas, en la abundancia y en la carencia; y sobre todo entender y internalizar el porque de las cosas que nos suceden, todo tiene un propósito! Dios no nos da cargas que no podamos soportar. Que Dios lo Bendiga!.

aura veronica milanes zuñiga dijo...

Esta reflexión es una realidad, porque DIOS esta presente en todo momento en la vida de nosotros, en las buenas y en las malas, él nunca nos abandona; solo debemos saberlo encontrar y entender el porqué de las situaciones negativas que se nos presentan en la vida.

Angie Mojica dijo...

Hola Padre, soy una joven en busca de la verdad, quisiera que por favor me ayudara a aclarar unas dudas, usted por qué cree en Dios? Si Dios es misericordioso y amoroso por qué uso las 10 plagas en Egipoto asesinando a las personas, a los niños? como sabemos que lo que profesa la religión es cierto cuando han sucedido guerras en su nombre como las cruzadas, acaso Dios es asesino? Como sabemos que la biblia no ha sido manipulada por el hombre y dice al verdad? Como saber si lo que dice la religión es cierto? qué pasa con los indigenas que no han escuchado la palabra de Dios?, si usted fuera indigena pensaria igual? estoy confundida, ayudeme, busco a un Dios real pero me siento confundida. a veces pienso q la religión es una forma de controlar a las personas, es un sistema de control basado en mentiras humanas para impedir que la gente se revele y esclavizarla, yo creo en Dios pero hoy me senti atacada, no sé q pensar!

Ana dijo...

Padre, hermosas sus reflexiones que nos ayuden al encuentro con el Dios de la vida, y aprovechamos para saludarle en el mes de su cumpleaños, que Dios le colme de bendiciones y la Virgen lo acompañe, y el Espíritu Santo le cuide en Santidad... Feliz Cumpleaños! Familia Espinoza Rojas, Siquisique Estado Lara Venezuela