martes, 13 de septiembre de 2011

Que te perdone... que te perdone...

Uno de los temas reiterativos en las relaciones humanas es el perdón. Todos hemos necesitados ser perdonados y hemos recibido la invitación a perdonar a alguien.

Hoy quisiera proponerles algunas reflexiones -desde mi experiencia espiritual- en torno al perdón desde estas preguntas: ¿Qué es el perdón? ¿Por qué perdonar? ¿Cuántas veces hacerlo? ¿Cómo perdonar?

¿Qué es perdonar? Muchas definiciones he leído en torno a esta experiencia humana, pero quisiera compartir con ustedes dos: primero, es la decisión por recuperar la paz perdida. No un sentimiento sino una acción de nuestra voluntad para volver a vivir en la armonía que alguna situación nos hubiese quitado.

En este orden de ideas todos podemos perdonar, porque todos tenemos la capacidad y la posibilidad de tomar esa decisión.

Segunda definición, que me gusta por la relación que se ha establecido desde siempre entre el olvido y el perdón, dice que “perdonar es recordar sin dolor”. Está claro que hay cosas que no vamos a olvidar -y es necesario que no hacerlo- pero no podemos sufrirlo cada vez que lo recordamos.

¿Por qué perdonar? Estoy seguro de que hay muchas razones para tomar esta decisión. Perdono porque es lo mejor que me puede pasar, pues soy el primer beneficiado de mi decisión. Perdono porque el resentimiento, como decía mi abuela, es un veneno que me tomo, para que se muera el otro. Perdono porque sé que todos necesitamos una nueva oportunidad. Perdono porque le creo al Señor Jesús y Él nos ha invitado a hacerlo como una manera de ser cada día mejores.

¿Cuántas veces perdonar? Desde la perspectiva que estamos reflexionando, creo que siempre hay que perdonar. Cuando Pedro le pregunta lo mismo a Jesús, el Maestro responde con la parábola del siervo sin entrañas (Mateo 18, 23-35), quien primero pide perdón al Rey de sus grandiosas deudas y éste se lo da; pero luego condena a su hermano por una deuda mucho menor.

Este pasaje tiene un sentido bien claro: “Debemos perdonar al hermano todas las veces que queramos que Dios nos perdone”. Es la dimensión social-fraterna de nuestra experiencia de fe. Nada hacemos con tener una buena relación con Dios; sino la tenemos con aquellos con los que vivimos. Es de “descarados” pedir perdón y ayuda a Dios, mientras no se la damos a los hermanos con los que vivimos. Esta es una esquizofrenia que no podemos vivir como cristianos.

¿Cómo perdonar? Pregunta compleja y respondida desde distintos ángulos. Te propongo lo que a mí me ha resultado:

1. Trato de comprender las razones que tiene la otra persona para haber actuado de esa manera. Sé que no justifica su proceder, pero me hace verlo de una manera distinta. No es un monstruo que quiere hacerme lo peor, sino es un “humano” que falla y que no atinó a hacer lo correcto.

2. Recuerdo lo importante que es para mi proyecto de mi vida estar en paz y seguir adelante en la vida.

3. Entiendo que si yo tuviera los mismos condicionantes y las mismas experiencias, seguro que hubiera actuado de la misma manera.

4. Oro por esa persona. Pido a Dios lo mejor, que le vaya súper bien y que pueda estar bien para que no tenga más necesidad de hacerle daño a nadie.

5. Y, claro, tomar la decisión de hacerlo, a pesar de todas las emociones que tengo en este momento.

Por último vuelvo sobre una distinción, que he hecho muchas veces y que causa algunas discusiones en los espacios espirituales: es que en el ámbito humano perdonar no siempre es reconciliarse. Muchas veces te perdono; pero tengo que distanciarme de ti. Otras veces sí puedo perdonarte y seguir contigo. En el ámbito de la relación con Dios sí es lo mismo. Siempre que nos perdona nos reconcilia consigo.

8 comentarios:

Edd dijo...

Que bueno leerlo Padre. Usted está cargado de sabiduría. Reconozco que no le guardo a la gente sin embargo no olvido las faltas que me han hecho, no se si eso es una definición correcta de perdonar, pero no me ando amargando por esas cosas.
Que Dios lo siga bendiciendo con esa sabiduría!!

Pipe dijo...

Yo antes pensaba que lo perdonaba todo, creia que cualquier cosa podia ser perdonada, en la actualidad y con el asesinato de una persona a la que amaba, he cambiado un poco este punto de vista, no se si es rencor o es simplemente impotencia pero como perdonar a quien ha hecho un daño tan irreversible como es el privarnos de la vida de una persona, o haberle quitado la vida a una persona?, si fuera tan facil como que el asesino se arrepienta y por arte de magia reviviera el asesinado; pero como hace uno para lidiar y perdonar en una situacion de este tipo?

LJ dijo...

Quiero perdonar al padre de mi hijo, lo amé demasiado pero a la vez cometí muchos errores que el no pudo perdonar.

Yo lo perdono, y espero el algún día pueda perdonarme a mi también.

Padre gracias por sus consejos, me han ayudado muchísimo

Johanna - Elixirdanza dijo...

Gracias...

yorguingo dijo...

Excelente Padre, Que Dios le siga bendiciendo y dando esos maravillosos dones de Sabiduria y Consejo, para que siga compartiendonos con elocuencia la palabra de Dios.

linamile dijo...

Es importante orar debido a que pormàs conciencia que se tenga de la importancia y el significado de perdonar como humanos estamos resentidos y con heridas que solo con la ayuda de Dios podemos sanar.

Mis cositas y yo desde aquí... dijo...

Padre que bueno conocer su blog, me encanta el tema de hoy y las reflexiones que hace.
Que difícil es a veces perdonar, pero como engrandece al alma cuando se logra sobre todo bajo la luz de las explicaciones que da.
Yo aprendí a perdonar luego de muchos años y hoy puedo decir que vivo más feliz y agradecida de todos lo que han pasado junto a mi.
Un abrazo Padre y Dios lo siga bendiciendo,
Piedad

mb dijo...

Padre sus palabras siempre me reconfortan muchas gracias le doy a Dios x los dones de Sabiduria q ha puesto en usted. Esta es la segunda vez esta semana q escucho del perdon, la otra fue la palabra del domingo en la misa y ahora usted con este relato... no se si es algun mensaje q Dios me quiere dar, es q estoy viviendo una situacion un tanto fea en mi casa, mi esposo es un celoso obsesivo y siempre tiene unos ataques x decirlo asi y grita amenaza con q se va a ir con q todo se va a terminar, si por el fuera yo no hablaria ni con mi mama porque el tiene celos de todo en el mundo yo a veces pienso q hasta de mis propios hijos siente celos, yo no aguanto mas esta situacion, la ultima vez fue hace dos semanas q llego de un viaje y comenzo a revisar el computador y vio q yo estuve en el facebook hasta tarde x las noches y por ahi comenzo me dijo muchas cosas horribles, y me puso a escoger q era seguir teniendo el facebook o el, yo ya no aguanto mas esto y no estoy dispuesta a seguir accediendo a sus caprichos por supuesto le dije q no iba a cerrar mi fb y se volvio como loco,empaco toda su ropa y se fue, para q? para volver como a la hora con el arrepentimiento y a pedir perdon q es q el no sabia porque habia hecho eso q blablabla como siempre, yo no le creo una sola palabra mas, no puedo separarme de el porque lastimosamente estoy desempleada, he sufrido un problema de salud, me han operado dos veces de la columna y no es facil para mi, sufro muchos dolores, vivo en un pais lejano no tengo mas familia aca sino mis dos hijos y se me es dificil salir corriendo con mis ninos, estoy en la busqueda de trabajo porque o el mejora o la verdad todo se acaba, bueno para no hacerle mas largo el cuento es q el ha pasado estas dos semanas pidiendo q lo perdone, q el sabe q se equivoco, y todas esas cosas, yo estoy muy dura mi corazon esta muy herido, es mas no creo en el amor mas! y lo digo de verdad, lo unico q deseo es poder vivir en paz con mis hijos pero no puedo por el momento... yo le digo a el q puedo decir q lo perdono pero es q no es la primera vez q el hace este tipo de cosas y se q tampoco sera la ultima... asi q tengo q seguir aqui x razones economicas mas q por otras y el cree q es como cerrar y volver a abrir los ojos y ya todo esta bien para mi no es tan facil asi... gracias por escucharme y por favor espero su consejo, Dios lo bendiga siempre