martes, 15 de mayo de 2012

Gente como Dios quiere

Hay gente que engrandece las cosas, que hace la diferencia por su actitud y su compromiso; es gente especial, auténticos seres humanos con los que resulta una bendición encontrarnos. Esta gente hace dignas las situaciones con su entereza, porque son más grandes cuando pierden que cuando ganan, con ellos provoca ser solidarios pues su actitud humilde nos evoca a lo mejor de la humanidad. Hay gente que tiene una actitud realmente distinta, gente que emociona por su entrega, por su capacidad de lucha, por tener una esperanza que no se quebranta con nada y que, aún estando en la circunstancia más dura, tiene una palabra de esperanza para todos, gente que cuando habla lo hace con mensura, con inteligencia, con humildad y cuya verdad y razón no es ofensiva, ni hiriente, ni atropella; es suya, pero que respeta a las otras por diferentes que sean. Hay gente que tiene una actitud emprendedora, que no se deja ganar por las adversidades sino que asume una actitud guerrera, luchadora, valiente y que toma los problemas por los cuernos y los enfrenta sin salir corriendo, aunque tenga miedo, aunque sepa que puede perder o salir herido, no se deja vencer sin dar la batalla fuerte. Hay gente que tiene como único rival a sí mismo, busca superarse en todo, sin mirar lo que hacen los otros, sin envidiarlos, sin amargarse por victorias ajenas, porque otros tengan más y mejores condiciones, ellos dan lo suyo, porque saben que a quien tiene que vencer no es a otro a que las propias limitantes, los propios defectos. Ellos no ponen el espejo retrovisor para compararse con los otros, sino que se concentran en ir adelante, en superar sus propias metas, en salir delante de los defectos que se tengan. Gente que se empuja y se anima en todo. Hay gente que tiene siempre una sonrisa, que le alegra a uno la vida cuando se encuentra con ella, gente que es especial porque tienen una actitud positiva, tienen una palabra de ánimo y se nota que la viven, que la sienten desde dentro, que no es una postura, que no están fingiendo sino que se gozan lo que son y se sienten felices de ser quiénes son y no se cambian por nadie; esta gente alegre comparten su felicidad, muestran motivos para gozarse la vida, están encontrando siempre una motivación, algo bueno, algo por qué sentirse felices. También hay gente que se gana el cariño de los otros con facilidad, porque tienen la posibilidad de tender puentes con todos, son empáticos, uno siente que ellos caen bien, que quisiera tener siempre oportunidad de compartir la vida con estos seres humanos. Y quisiera que tú, amigo lector, fueses esos tipo de gente de la que estoy hablando. Que seas alguien feliz contigo, que seas valiente, que seas alguien que busca superarse siempre y que está convencido que los otros son una bendición para tu vida. De verdad, doy la vida para que seas como debes ser, para que cumplas el sueño que Dios tiene contigo; porque estás hecho para grandes cosas, para ganar, para ser un vencedor. No dejes que nada, ni nadie te convenza de lo contrario; ni permitas que exista una circunstancia que te haga creer lo contrario. Ánimo, sé valiente y firme, que Dios tiene puesta su confianza en ti, en lo que eres y puedes, porque te construyó y sabes que eres capaz de grandes cosas, de mejores realidades, sólo necesitas convencerte de ellas y comenzar a conseguirlas. Sé feliz.

12 comentarios:

Luis Armando Morales Garcia dijo...

El ser humano ideal digno de orgullo para Dios. Que bonita reflexion... siempre ponerla en practica.. asi seria un mundo ideal... Dios bendicenos para poder alcanzar tu divina gracia que nos lleva a: "Gente como TU quieres"

cesarcol2 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vicmax dijo...

Como siempre palabras que fortalecen y dejan enseñanza.

Juan P dijo...

Padre muchísimas gracias por esas palabras que nos aientan a descubrir motivos para vivir. Ojalá siga siendo usted con la gracia de Dios sal y luz del mundo. Ore por mí Padre.

GinnaMar dijo...

Que hermoso mensaje y creo que es el norte que todos debemos buscar, claro hay muchos momentos en que es muy duro a lo que nos enfrentamos, pero como usted decía una mañana quizá el compararnos con lo que deberíamos ser o tener no nos deja ver lo bueno de lo propio y luchar por cambiar aquello que no tenemos tan bien. Gracias por hacerme sentir mas conectada con papá Dios.

Sonia dijo...

Definitivo..solo necesitamos creer en Dios, y saber que estamos hechos a imagen y semejanza.Simplemente hermoso y cierto..a trabajar y pensar en positivo. Dios esta con nosotros.

Delcy M dijo...

Que lindo que todas las personas tuvieran siempre esta actitud, haria de este pais y este mundo un vivir mejor... Y bueno no siempre se tiene lo que se quiere, pero cada persona puede luchar por ser asi y darse cuenta que siendo asi vivira lleno de felicidad y amor.

Anaovi dijo...

Este mensaje es una invitación a ser ese tipo de gente, que bien me sentiría pudieran describirme de esa manera, más para los ojos de Dios, pues debo ser una mujer conforme a u voluntad.

Leidy dijo...

Hermosa reflexión...yo conozco de cerca personas que aunque no cumplen con el perfil en su totalidad, sí son ejemplo de vida a seguir...

A todos ellos, gracias por existir.

Eliasmar Amatto dijo...

padre, gracias por sus comentarios de optimismo y sabiduria. lo estimo, lo sigo y lo respeto con orgullo, ser catolica es la mejor opcion de vida. en Dios creo, confio y espero como usted me ha enseñado. Dios le bendiga.

ramon gomez dijo...

Solo la palabra de Dios bien comprendida por medio de la oracion y meditacion se llega a ser una persona con una gran felicidad aunque este en momentos dificiles o problemas, solo si se esta de cerca de Dios ya que esta sociedad busca es darle gran importancia a cosas efimeras, llenando vacios que solo pone la persona en mas debilidad y suceptible mas a la sociedad. Gracias Padre por estas lecturas que me ayuda a crecer. Dios lo Bendiga Barquisimeto Venezuela

Yeliana Lucia dijo...

Padre no sabe cuanto me han llegado sus palabras, lo necesitaba porque estoy pasando por una situación incómoda en estos momentos. Dios le continúe llenando de mucha sabiduría y lo bendiga siempre. Un fuerte abrazo.