miércoles, 30 de mayo de 2012

TRES R PARA LA FELICIDAD

Les propongo 3 temas a tener en cuenta para ser los dueños de nuestras vidas, de nuestros proyectos, de lo que queremos ser y alcanzar en nuestra historia. Un autor que sigo mucho, que leo porque me nutre para mis conferencias y predicaciones es Jhon Maxwell, quien sobre el liderazgo de nuestra propia vida propone 3 R. la primera de ellas: Requisitos. Todo lo que quiero alcanzar me exigirá algo. A cada meta le anteceden unos requisitos; por ejemplo, cuando queremos conseguir un trabajo, nos van a pedir una formación mínima como garantía de que podemos hacerlo bien. Del mismo modo cuando elegimos una pareja establecemos unos requisitos, queremos que tenga algunas condiciones o la otra persona, también tendrá unos que debemos cumplir. No sirvo para todo, no tengo habilidades para hacerlo todo bien. Tengo que ser consciente de que tengo talentos, pero también tengo limitantes. Por ejemplo, a mí me encanta el fútbol, pero sé que soy un buen jugador, que no tengo las cualidades que se necesitan para practicar ese deporte a un alto nivel. Como responsable de mi vida, la pregunta que se tiene que hacer es: qué debo hacer que nadie puede o deber hacer por mí? La segunda R tiene que ver con los Resultados. Es decir, se pregunta por lo que sucede con lo que hacemos. Si queremos de verdad ser gente que triunfe, que haga la diferencia, tenemos que ser conscientes de los resultados que se presentan con lo que hacemos. Porque muchas veces nos gusta una actitud, nos gusta un modo, nos gusta un método para hacer las cosas; sin embargo, eso que nos gusta, no es algo que produzca los resultados que quisiéramos. Si queremos resultados distintos, seguramente tendremos que hacer cosas distintas, tener nuevas maneras, asumir actitudes que hasta ahora no hemos tenido. Si nuestra relación de pareja no funciona, no tiene para nosotros los resultados existenciales que queremos, entonces hay que intentar algo diferente, que hasta ahora no intentamos. Los resultados no son algo caprichoso. Ni se dan porque tengamos suerte o estemos “de malas”; sino que tienen una relación muy lógica con lo que hacemos, con la manera cómo asumimos la vida, cómo nos preparamos, cómo nos decidimos a enfrentar nuestra existencia, nuestras relaciones, nuestras responsabilidades y obligaciones. La tercer R es Recompensas. Es decir, sobre los modos en los que recibimos los beneficios de nuestro esfuerzo. Todo vale la pena, siempre y cuando nos llene y le dé sentido a la existencia que tenemos. En este sentido, debemos preguntarnos qué produce la Recompensa más grande? Estamos hablando de satisfacción personal. La vida es muy corta para dejar de hacer las cosas que uno disfruta. Hago otras cosas pero siempre le dedico tiempo a las que más me gustan. Estoy seguro de que la mejor recompensa es ser feliz. Estoy seguro de que necesito recompensas; pues de lo contrario caigo en el aburrimiento y el desgano. El gran problema pasa cuando nos recompensamos antes de tiempo; es decir, no hemos alcanzado la meta y ya nos estamos comiendo los frutos; no hemos cosechado y ya nos acabamos los recursos de la cosecha; entonces nada tiene sentido y nos desmotivamos. Y veo mucha gente desmotivada por ahí, ya sea porque nunca se dan una recompensa o porque se las dan sin que alcanzaran sus metas. Cuando uno logra una meta, tiene que sentir que valió la pena ese logro. Por eso cuando conquisto un objetivo, me doy una recompensa.

5 comentarios:

masbel cecila padilla torres dijo...

buenos dias Padre,

Muy interezante padre lo que pasa es que aveces tenemos flojera mental y no terminamos a cabalidad con nuestros objetivos.
Gracias a usted por sus mensajes,articulos, conferencias, ya que a veces nos encontramos en situaciones que no logramos manejar y es por eso necesitamos ser guiados para ser felices.
un abrazo

Masbel Padilla

JAIR FERNÁNDEZ DEL TORO... Mucho por decir... El Blog !!! dijo...

Excelente reflexión Padre !!! Bendiciones !!!

Laura Victoria Colmenares de Báez dijo...

Padre Lineros sus enseñanzas las sigo diariamente y las comparto con la familia ,los compañeros de trabajo y sobre todo con mis pacientes oncologicos para los cuales te pido una oración especial.

Angela dijo...

Padre Muhcas Gracias

Respeto y Responsabilidad frente a la Resurección que nos da Cristo.

Anaovi dijo...

Jhon Maxwell, sinceramente es admirable. De igual manera sigo sus escritos y siempre me enriquecen tanto como los suyos Padre. Que Dios bendiga el talento que ha puesto en ustedes, y sobretodo su voluntad de compartirlo.

Gracias!