domingo, 9 de septiembre de 2012

El Dios de la victoria, que está contigo en las derrotas

Saber presente a Dios en nuestra historia cuando las dificultades arrecian y la vida está complicada hasta el punto de parecer que no tiene sentido es muy difícil. ¿Cómo creer que Él nos protege y nos cuida pero nos está yendo mal y estamos siendo derrotados?, ¿cómo creer que me ama si estoy postrado enfermo en una cama?, ¿cómo creer que es bueno si los buenos sufren y los malos ganan? Así se lo dice Gedeón cuando el ángel del Señor le dice Dios está contigo: ¡El Señor está contigo, guerrero valiente! —Pero, señor —replicó Gedeón—, si el Señor está con nosotros, ¿cómo es que nos sucede todo esto? ¿Dónde están todas las maravillas que nos contaban nuestros padres, cuando decían: “¡El Señor nos sacó de Egipto!”? ¡La verdad es que el Señor nos ha desamparado y nos ha entregado en manos de Madián! (Jueves 6,12-13) Tiene razón Gedeón ¿cómo así que Dios está con nosotros y nos está yendo así de mal? ¿Cómo es que nos ama? Parece lógica la conclusión de este juez de Israel: Dios nos ha desamparado. En los actuales momentos, alguno dirá: definitivamente Dios no existe. Esta es una de las tentaciones más fuertes que tiene el hombre: creer que la prosperidad, la fama, el poder, la estupenda salud, son garantías de la presencia de Dios o que su ausencia es signo de su abandono. Como si a Dios se le midiera en esas experiencias materiales. Dios tienes que ser mucho más que eso. Dios está presente en todos los momentos de la vida y lo está para que seamos felices. La única manera de creer en Dios es ser capaz de trascender a las situaciones inmediatas que se viven. Si nos quedamos en ellas, te aseguro que creer no va a ser posible. Es necesario que ubiquemos la situación en un proyecto mayor, que es nuestra historia de salvación, y que entendamos que debe tener un sentido y una razón en ese proyecto. No podemos mirar sólo las situaciones difíciles, sino que debemos pensar en perspectiva. Si no le encontramos el sentido a esa situación que estamos viviendo, seguro nos va a hacer sufrir más de lo debido y muy probablemente viviremos una crisis de fe innecesaria. ¿En qué me hace crecer esta situación? ¿Qué valores se están fortaleciendo en esta batalla? Creo que esas preguntas te ayudan a comprender el sentido de esas situaciones. No creo que se trate de sufrir por sufrir. Eso implicaría un Dios cruel que no es aquel que se nos ha revelado en la Palabra. “Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que le aman…”. (Romanos 8,28). Tenemos que estar seguros de que si estamos metidos en una situación tan difícil es porque algo hay que aprender. No creo que sea enteramente casual. También es posible que algo hayamos hecho para estar en esa situación, muchos de esos problemas nos los buscamos. O puede que se trate de nuestra condición humana –somos de barro y no de acero- y por eso nos enfermamos y tenemos que lidiar con la posibilidad de la muerte física. Para ello necesitamos aprender a confiar en que Dios nunca nos abandona y a tener una buena experiencia de oración. Estoy seguro de que no hay mejor actitud en éstas situaciones difíciles que luchar con todo y confiar en el Señor que todo lo puede. Me gusta meditar lo que el ángel del Señor le responde a Gedéon ante su duda, no entra en una discusión filosófico-teológica sobre Dios y dsus manifestaciones sino que le dice: El Señor lo encaró y le dijo: —Ve con la fuerza que tienes, y salvarás a Israel del poder de Madián. Yo soy quien te envía. (Jueces 6,14). Sí claro, ten la certeza que Él te ha enviado y sal a luchar. No te quejes más. No te regodees en el dolor. No busques ser víctima. Tienes la fuerza de Dios en tu corazón, sal a luchar, a vencer y a dar lo mejor de ti. Estoy seguro de que lo lograrás, como lo logro Gedeón quien derrotó a los Madianitas.

9 comentarios:

Oscar Dario Moreno Borja dijo...

Amen Dios mio

Anaovi dijo...

Con frecuencia ocurren situaciones que es difícil comprenderlas, especialmente cuando vemos que inocentes sufren por la maldad de otros... hay que aprender, hay que creer, hay que luchar, hay que vivir, para no caer en la desesperanza y depreción que produciría sólo ver lo negativo de las cosas... Que Dios nos de fortaleza!

Javier Guillén dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angie dijo...

Padre tiene toda la razón la mayoría de las cosas "malas" que nos suceden son por no saber tomar decisiones o por no tener la firmeza de decir no, porque nosotros lo buscamos... Otra parte son pruebas que ayudan a moldear nuestra fe y carácter, son nuevas oportunidades para cambiar y lo único que debemos tener es fe en que Dios nunca nos desampara, confiar en su infinito amor y misericordia.

Gracias por esta reflexión...

Mari dijo...

no entiendo como si Dios nos hizo libres, tenemos que estar atados a sus designios?, no se supone que como dice el dicho popular con el mazo dando y a Dios rogando funcionan las cosas?, no he podido ver el fruto de mi esfuerzo ni que mis ruegos seas escuchados, pero si veo como a otros todo se les da, pareciera que a Dios no le interesa que logre mis metas...

Arelis dijo...

Yo no se tu, pero siempre da en el clavo.Es verdad padre creo y estoy segura que el Espíritu Santo, habita en usted, para darnos esa palabra de aliento y fe , que si estamos pasando por momentos difíciles es por que después veremos la gloria de Dios en nuestras vidas.Padre pido a Jesús que lo siga iluminando con el don de Espíritu Santo para que siga dando la palabra de Dios a todos los que la buscamos a través de sus enseñanzas, que la gloria sea para nuestro Padre: Amen que Dios lo bendiga hoy, mañana y siempre Arelis guerra, Venezuela

Carlos Perdomo dijo...

La voluntad de Dios con respecto a nosotros, y a todo lo demás, es siempre por lo mejor y bueno. Lo mejor y bueno en el aspecto eterno y no es solo con lo cual nosotros nos identificamos.

El grado de paz y aceptación de la voluntad de Dios (no exactamente de los designios de Dios), depende proporcionalmente en el grado de conocimiento y confianza en que tengamos en El.
En cuanto a lo de "Con el mazo dando y a Dios rogando" no creo que es exactamente algo que se pueda deducir de lo que Dios nos comunica en su palabra; más bien lo que pienso, es que una vez que hayamos planeado algo y mientras ejecutamos nuestros planes, que le pidamos a Dios por que estos se logren. Nuestra petición a Dios ha de ser de tal forma que esperaremos que sea la voluntad de Dios y que estamos listos a su perfecta respuesta; respuesta que a mi entender podrá ser una de las siguientes tres:
1) Si
2) No: la cual debemos interpretar como que no nos conviene a nosotros o a alguien más.
3) Espera: la cual es similar a la segunda; es decir, que todavía no conviene.
Habrá casos en que no se podrá distinguir por un tiempo si Dios ha respondido "no" o "no todavía".

Por último se me ocurre pensar, como una posibilidad, que hay personas que no tienen una fe autentica, y que la forma en que Dios responde a sus peticiones podría ser diferente a como las responde a personas que confían en el.

aura veronica milanes zuñiga dijo...

DIOS NOS AMA, EL NUNCA NOS ABANDONA Y SIEMPRE ESTA AL LADO DE NOSOTROS DÁNDONOS FUERZAS PARA SEGUIR CADA DÍA LUCHANDO Y SALIR ADELANTE.

Julio Cesar Ramirez Munive dijo...

Dios me direcciono a esta pagina el día de hoy y ha sido de gran bendición y entendimiento.
Gracias P. Linero