lunes, 9 de enero de 2012

Serenidad y paciencia

Hay luchas en las que nadie apuesta un peso por nosotros. Hay momentos en los que ya nos dan por muertos, por perdidos, por derrotados y nos ponen la lápida de perdedores. Hay días en los que las cosas se complican más que en todos los otros y uno tiene esa percepción de pequeñez frente a una tarea tan grande, tan complicada. Pero ahí, en esos momentos de complicación, de dolor y adversidad, en medio de esos desiertos, es cuando los que creen hacen la diferencia. Hay en donde aparecen esos inquebrantables, los de la esperanza viva y profunda. En esos momentos tú y yo podemos hacer algo distinto a tirar la toalla y llorar sobre la leche derramada.

Uno puede revisar la historia y darse cuenta que muchos de los grandes empresarios que hoy son multimillonarios, arrancaron con nada en las manos, pero con una convicción firme en ellos, en sus posibilidades, atentos a sacar provecho de la oportunidad que se presentaba; pero eso sí, no hagamos de esto un argumento flaco como ese que dice que son gente con suerte. Porque nada es fácil y la diferencia está en los que lloran y pierden y los que lloran, se reponen, salen adelante, lo intentan y no se cansan.

Así, si estás pasando por un momento de adversidad, cíñete, aprieta el pulso, ponle el pecho a la brisa y ánimo que Dios está contigo en tu lucha. Ya no más autocompasión absurda que no te hace bien; ya no más excusas que son los argumentos de los mediocres para continuar en su mediocridad; ya no más culpar a la suerte creyendo que la vida se confabula en tu contra. Haz ya un alto. Vamos, sé valiente y firme (Josué 1, 9) porque el Señor está contigo, a tu lado, es tu escudo, pero la batalla la das tú, la lucha es una responsabilidad de tu corazón.

No tengas miedo al fracaso, porque no existe más fracaso que no intentarlo. Piensa en que la peor, pero la peor de las situaciones que podría darse, es lo que seguro se dará si no lo intentas y peleas tu lucha. No son pocos los vientos contrarios que a diario soplan en nuestra vida, no serán pequeñas las trabas que encontremos en el camino, ni todos los saltos que debamos dar serán cosa de levantar el pie.

Sé que tendremos, que podemos tener ya, situaciones muy complicadas, en las que sentimos que Dios no está con nosotros o que su silencio es demasiado prolongado, que por más que le rezamos no contesta, que por más que le pedimos no da. La soledad, la angustia, el desespero, la impotencia, el abandono, la derrota o la incomprensión pueden estar tocándote justo ahora.

Y eso pesa, y duele, y nos hace sentir chicos, muy débiles, hasta incapaces. Pero quiero invitarte a leer un texto bíblico que a mí me ha servido de mucho: “Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa”. (Isaías 41, 10). Ten la certeza de que vas a triunfar, ten tranquilidad, como solía decirle Kalimán a Solín “serenidad y paciencia” porque no todo es como queremos. Pero que nada opaque tu alegría, que nada se robe tu corazón de valiente, ese que mi Dios te dio, que tejió en ti. Confía en que ahora se está cumpliendo esa promesa de Isaías en tu vida, te llenará de fortaleza, te ayudará, no estás solo, porque estás en sus manos.

Aunque no lo parezca porque la vida es complicada, dura, dolorosa, pues hoy revístete de la alegría del creyente, que en medio del desierto ya vive anticipadamente el gozo de la tierra que mana leche y miel. Sonríele a la vida, dale duro a lo tuyo, cumple con tus responsabilidades, no te quites de lo que debes hacer, no des excusas, no te hagas la víctima. Que en todo lo que haces reconozcas que vas a salir adelante con la fuerza del que se cree que va a ganar y con la certeza de que lo sostiene el que todo lo gana, el dueño de la victoria. No dejes que tu mente se centre sólo en lo negativo que hay a tu alrededor, siéntete amado e invitado a triunfar. Quisiera que cada palabra te llenara de la certeza de que Dios te hizo fuerte, capaz, valioso y hoy, una vez más, está dándote la oportunidad de salir adelante.

15 comentarios:

dgomez dijo...

Padre, me cae de perlas este blog de hoy! Estoy pasando por una situación un poco desanimante pero sé que Dios está conmigo y por eso voy a seguir adelante :)

Gracias.

manuel dijo...

Padre Alberto. Este blog está escrito para una amiga que está pasando por una crisis en su matrimonio, la estoy aconsejando y diciéndole que tenga paciencia y confíe en Dios, que él no permitirá que su matrimonio, bendecido en el altar, fracase.

Lizzie dijo...

Padre,es increible cómo Dios cuida de sus hijos y a través de estas reflexiones nos toca el corazón. Bendito sea nuestro Dios,hace 1 mes me dejarón sin piedad ni misericordia,como algo que usas y un día no lo quieres más y lo hechas a la basura,Dios me levantó y me dió la fuerza que yo necesitaba para seguir adelante y lo hice.Lloré por el dolor,es cierto y mucho,pero me sequé las lágrimas para ver que el sol aún brilla y hoy pone en mi camino alquien que también abandonaron,entonces creo que es momento de dar testimonio y ayudar a esa persona como lo hicierón conmigo. Un enorme beso y Dios lo bendiga.

Lourdes Crespo dijo...

Que maravilla de blog, encuentro en los escritos llenos de tanto amor y sabiduría del Padre Linero. Ha tocado mi corazón, me ha fortalecido, en ocasiones nos auto compadecemos y cuan claro y verdadero son estas reflexiones, la fuerza y el amor a Dios nos ofrece el entusiasmo de no decaer y seguir viviendo con alegría y fe. Gracias Padre, siempre lo veo en Caracol Internacional desde Venezuela.

anamcepeda dijo...

Padre Alberto, sus palabras como siempre tan precisas; todo lo que dice es muy cierto, pero a veces es tan dificil ver esa luz en medio de la niebla, lo bueno es que esa luz siempre está y nunca se apagará. Bendiciones.

anamilenab dijo...

Muy buena reflexión Padre, muy hermosas esas palabras, en algunos momentos nos sentimos asi, hoy lo sentía pero gracias a sus palabras se q Dios sigue conmigo en cada momento y en cada paso q doy. Amén

usted es mi ANGEL dijo...

Doy gracias inmensas a Dios por haberlo encontrado en mi camino, es usted el responsable de que alegremente mi esposo ya crea en Dios, era una persona totalmente alejada, todas las veces que en el día puedo le pido a DIOS que aumente mi fe y la de mi esposo, hemos pasado por grandes dificultades pero la misericordia de Dios nos ha socorrido en la mayor necesidad,.
Dios le bendiga y conserve por muchos años para nosotros, por favor no se ausente del programa de Caracol y la Santa Misa. La reflexión de hoy como siempre "Hermosa"

Nicoletta dijo...

NO se como llegue a leer este blog, lo unico que sé es que me esta sirviendop mucho lo que dice, estoy en una crisis , en un circulo en el cual siento que no doy ni para atras ni para adelante , la verdad me ha servido demasiado, GRACIAS PADRE, saludos desde PERU.

jose antonio gomez mejia dijo...

es un texto muy bonito y que nos enseña a seguir hacia adelante a pesar de las dificultades.

Ricardo Barrera dijo...

Bonito mensaje Para iniciar este nuevo año...."serenidad y paciencia"
gracias padre Linero.
Por los medios electrónicos he encontrado el mensaje de Dios y me he acercado un poco mas a su palabra..

Mile891 dijo...

Es maravilloso descubrir estas palabras en nuestra vida, ser testigos de como se cumple la palabra en nuestro diario vivir; gracias padre por recordarnos que al lado de Dios todo es posible y en sus manos somos mas que vencedores. Dios le bendiga.

ramon gomez dijo...

ES COMO LA ORACION

DIOS, CONCEDEME LA SERENIDAD
PARA ACEPTAR LAS COSAS
QUE NO PUEDO CAMBIAR VALOR
PARA CAMBIAR AQUELLAS QUE
PUEDO Y SABIDURIA PARA
RECONOCER LA DIFERENCIA.

GRACIAS PADRE QUE DIOS LO SIGA BENDICIENDO Y SIGA ORANDO POR NOSOTROS BARQUISIMETO VENEZUELA

Virna C. Villadiego G. dijo...

Que palabras tan sabías las que Dios le regala cada día, padre Alberto, para que siga pastoreando su rebaño. De corazón deseo que el Señor lo siga Ungiendo poderosamente con su Santo Espíritu, para que nos siga instruyendo en la rectitud de fe, doctrina y conciencia, porque, creame que sus enseñañzas y las que recibo en la Santa Misa, le han hecho mucho beneficio a mi vida y a mi hogar. Muchas gracias por todo lo que mi Dios le inspira en este maravilloso blog y todo lo que escribe, que resulta tan edificante!!!

chris dijo...

Padre, gracias por esas palabras tan llenas de sabiduria, en estos momentos mi familia y yo estamos pasando por una situación un tanto dificil, y leo sus palabras en el momento preciso que requería de ellas pues describe en síntesis lo que hay en mi ser: preocupaciones, angustias, ansiedad, pero también la firme convicicón de que Dios me sostiene y que esta situación sirve para probarme y fortalecerme en Dios Padre, gracias y que Mi Señor le bendiga, todos los dias le seguimos desde San Cristóbal Venezuela con mucho cariño

Ma, Patricia dijo...

Hola Padre Linero, soy su asidua lectora y seguidora, me atrevo a escribirle, porque la verdad estoy pasando por una infidelidad de mi esposo, con una mujer que trabajo con el, y aunque nos conoce y sabe la situación de este hogar , que hace poco tuvimos un hijo que tiene 19 meses, ella sigue insistiendo en dañar un matrimonio de mas de 20 años de existencia.

Ojala pudiera hacer reflexiones sobre la infidelidad y el adulterio, porque se que tanto mi esposo como ella , lo siguen en twitter.

Mil gracias por todo

Maria Patricia